<<< Volver

De Corazón

13-04-2013 · Ferran Pons

En mi caso concreto estudiar Medicina, y posteriormente Cardiología, no fue tanto una elección como una consecuencia inevitable de varias circunstancias. Mi madre es médico, mi padre me aconsejó que lo fuera, y en el instituto me enseñaron a apreciar la Ciencia y su valor para resolver problemas tan importantes como las enfermedades. Tanto es así que no me imaginaba a mí mismo haciendo otra cosa! El motivo de escoger la especialidad de Cardiología aún es más sencillo de entender: ¿qué hay más fascinante que la bomba que hace funcionar nuestro organismo? Claro que sobre gustos , colores…

ferran_pons_003

La labor del cardiólogo está, hoy en día, muy compartimentada entre sus diferentes subespecialidades. Hay cardiólogos que se dedican al estudio del sistema eléctrico del corazón,

otros que se ocupan de su sistema vascular y otros que se especializan en las pruebas de imagen específicas para visualizar las estructuras cardíacas. También los hay dedicados a la atención de enfermos en estado crítico u hospitalizados. Todos ellos, en general, se ocupan de ver y seguir a pacientes en sus consultas ambulatorias.

Tras tener la oportunidad de recorrer todos estos ámbitos, y por motivos muy diversos, me incliné por esta última función: recibir en consulta a las personas preocupadas por su salud cardiovascular, ya sea para prevenir su aparición o para acompañarlas en el proceso de una enfermedad cardiovascular ya declarada.

Una de las herramientas más eficaces para cumplir estos objetivos es el ejercicio físico, por lo que vuelve a caer por su propio peso el hecho de dedicarme a la Rehabilitación Cardiovascular y a la Cardiología Deportiva.

La Rehabilitación Cardiovascular consiste en prescribir ejercicio físico a aquellas personas que han sufrido una enfermedad cardiovascular, como por ejemplo un infarto de miocardio, o una intervención quirúrgica cardíaca por una alteración en una de sus válvulas. A través de un trabajo multidisciplinar (cardiólogo, psicólogo, nutricionista, preparador físico) vigilamos e instruimos en persona a nuestros pacientes, en unas instalaciones preparadas a tal efecto.

La Cardiología Deportiva se ocupa de vigilar la salud de los deportistas y de ayudarles a mejorar se rendimiento. Gracias a las pruebas de esfuerzo y a la colaboración con un grupo de profesionales apasionados por el deporte, entre ellos Fito, conseguimos planificar el entrenamiento de forma personalizada y segura.

Ambas actividades ocupan la mayor parte de mi tiempo y energía. !Queda tanto por aprender que no puede ser de otra forma!

Dr. Ferran Pons