<<< Volver

Ejercicio en la playa

10-09-2013 · Inma García

Llega el verano y la playa es el destino elegido por excelencia. Mucha gente tiene el concepto de playa como lugar de relajación donde estirar la toalla y hacer “un vuelta y vuelta” o leer tranquilamente bajo la sombrilla, pero para los más inquietos la playa supone movimiento, actividad física y hacer mucho deporte. Para este tipo de personas, la sombrilla sólo es visitada para descansar unos minutos y reponer el líquido necesario para poder continuar con la actividad. Nos podemos pasar jornadas maratonianas en la playa, haga calor, queme la arena o haya salido un día nublado (que es nuestro preferido), y al final del día la recompensa será bien merecida…

Hoy os voy a explicar los múltiples beneficios de practicar deporte sobre esta superficie, pero antes coged todo lo indispensable para ir a la playa: gorra, gafas de sol, protección solar, una toalla y mucha agua para no deshidratarse.

Beach Volley

En la playa puede practicar actividad física todo tipo de personas y de cualquier edad. Se pueden practicar diferentes actividades, desde las más relajantes como los largos paseos por la orilla del mar refrescándose los pies, hasta yoga y otras técnicas orientales.

Los más presumidos pueden aprovechar la arena como efecto exfoliante sobre su cuerpo, así que los pies a final de verano se verán mucho más bonitos. Además la circulación linfática y venosa se verá favorecida.

Para los más exigentes, la arena hace trabajar los grupos musculares al máximo. Nuestros músculos necesitan el doble de esfuerzo que en superficies lisas. Tenemos que vencer la resistencia que nos opone la arena, así pues mejora la fuerza muscular y al trabajar a una mayor intensidad mejora la resistencia aeróbica y la potencia muscular. Deportes como el volei playa, fútbol playa, rugby, tenis playa, balonmano playa o incluso las míticas palas nos exigirán al máximo, además de pasar un rato divertido.

A nivel de prevención y recuperación de lesiones, la arena es nuestra aliada perfecta. Sobre esta superficie se está realizando un trabajo constante de equilibrio y propiocepción al ser una base inestable (por lo tanto la musculatura implicada no deja de hacer reajustes constantes para mantener la postura correcta).

Y para los que quieren quemar calorías por los excesos del verano, moverse en la arena aumenta el consumo de energía y provoca un mayor desgaste.

Así que os propongo que borremos de nuestra mente el “vuelta y vuelta”, y nos empecemos a mover y a estilizar nuestros cuerpos sobre la arena. Sin duda, nos broncearemos más que estirados en la toalla y nuestro corazón nos lo agradecerá enormemente.

Y al final de la jornada podremos regalarnos un premio: después del merecido baño en el mar… el chiringuito!!

Inma García
*Las opiniones expresadas por colaboradores externos no reflejan necesariamente las de la productora. Padi Productions no es responsable del contenido publicado en pàginas web ajenas y enlaces externos.

Etiquetas: , , , , , ,