<<< Volver

Melanie Costa y la playa de sus sueños

13-08-2013 · Mar Rovira

“Al salir a la piscina tenía clarísimo lo que tenía que hacer: seguir a Ledecky y no soltarme. No tienes que pensar que te puedes hundir, porque si al final lo piensas, pasa. La última parte la nadas con el corazón. Si pensaba en lo cansada que estaba, me quedaba sin medalla.”

Melanie CostaMelanie Costa ha saltado del anonimato a las grandes páginas de los rotativos deportivos tras conseguir una hazaña majestuosa: bajar 4 segundos su mejor marca y conseguir una valiosísima medalla de plata en los 400 metros lisos con un tiempo de 4.02,47 en los Campeonatos del Mundo de Natación que se están celebrando en Barcelona.

La sombra de Mireia Belmonte es muy alargada, pero esta mallorquina ha conseguido madurar como nadadora, y tal como ella no se cansa de explicar, su paso por Estados Unidos le cambió la vida. Vivir y entrenar allí le hizo darse cuenta de que ella también podía, de que ella era igual o mejor que sus compañeras.

Con ese CAMBIO DE MENTALIDAD, todo el trabajo posterior realizado en España iba a dar sus frutos.

¡Cómo me gusta que sean los propios deportistas quienes nos enseñen cómo rendir al máximo en las grandes citas! Y como no podía ser menos, ahí va la receta de Melanie Costa.

Tener un Plan de Acción Claro, Exigente pero Realista
Melanie, junto a su entrenador, diseñó la estrategia de carrera. En este caso debía nadar una semifinal rápida para ir al lado de Ledecky en la final. Una vez conseguido el primer punto, ahora era cuestión de nadar a su lado, sin perderla de vista, sin soltarla hasta el final.

La estrategia era realista – con su plan de preparación podía conseguirlo -, exigente -pedía lo mejor de Melanie, estirar su límite – y motivante – un reto que permitía medir sus fuerzas. Ingredientes perfectos para dar lo mejor de sí misma.

Creerse el Plan

En este punto no caben las dudas.

Si no crees en lo que haces, no lo hagas.

Melanie estaba convencida, veía factible poder desarrollar el plan. Una convicción que venía desde dentro, fruto de tantas horas de entrenamiento y de la experiencia en semifinales, que le daba una inyección de autoconfianza. Ese estado mental es el idóneo para competir: saber dónde vas y saber cómo llegar, con convicción plena.

Centrarse en lo Importante

“No tienes que pensar que te puedes hundir, porque al final si lo piensas, pasa”.
“Si pensaba en lo cansada que estaba, me quedaba sin medalla”.

Nuestro cerebro es muy obediente. Y se centra en lo que le ordenamos. Si le decimos que queremos ir al lado de Ledecky, buscará las estrategias y recursos para conseguirlo. Con todas sus fuerzas. Si en cambio le decimos que ir al lado de Ledecky es una locura, el cerebro hará exactamente eso, actuar para que ir al lado de Ledecky sea una locura.

El objetivo de Melanie estaba bien claro. Sus pensamientos iban dirigidos a conseguirlo y desechó todo aquello que no era relevante. Parece fácil pero en pruebas de alta exigencia física es fundamental saber centrarse en lo que importa.

¿O acaso cuando vais a la playa a disfrutar de un día relajado pensáis en la caravana que os vais a encontrar, en las quemaduras que sufriréis y en lo abarrotada que va a estar la playa…sin contar con la suegra…? Con estos pensamientos, mejor ir a la montaña.

Melanie, para nuestro disfrute, decidió ir a la playa y para ello preparó su bolsa con todo lo necesario, la metió en el coche, y con decisión condujo a toda velocidad, disfrutando del camino, para llegar a la playa de sus sueños.

Lo demás es irrelevante.

Mar Rovira
Artículo publicado en el blog personal de Mar Rovira

*Las opiniones expresadas por colaboradores externos no reflejan necesariamente las de la productora. Padi Productions no es responsable del contenido publicado en pàginas web ajenas y enlaces externos.

Etiquetas: , , , , , , ,